Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. +56944762482

Blog de Chef Potro

Historias, recetas y técnicas culinarias...

Miércoles, 27 Mayo 2015 00:00

El sánguche favorito de mi padre…

Escrito por

Mi padre es un viejo potro gustoso de la buena vida, la verdad es que tenemos menos contacto del que quisiéramos debido a nuestros limitados tiempos, pero ese corto espacio lo aprovechamos con calidad, ya sea, comiendo rústicos antipastos con queso de cabra y tortilla de rescoldo de la zona, mientras vamos navegando en su bote por Aculeo o simplemente contemplando el calmo mar de Algarrobo fumándonos un buen habano luego de la mística y opípara experiencia de preparar un rico Chemilico a la parrilla. En honor a ese día memorable prepararé hoy el sánguche preferido de mi padre, el Chemilico.

No está claro cómo nació este emparedado, la verdad, es que he buscado en diferentes fuentes la historia del Chemilico y no he podido dar con su origen, si alguien tuviera la información, por favor dénmela a conocer, para que comencemos a ampliar nuestro registro cultural gastronómico. Este sándwich consta de tres ingredientes básicos: carne, queso y huevo, todo cocinado en una plancha e inserto entre dos tapas de pan, el pan puede ser el tradicional frica o de hamburguesa o, si quieren más crocancia, una rica marraqueta.

Para lograr un sándwich de calidad debemos empezar por adquirir una plancha, podrían lograr un buen resultado con sartenes, pero se demorarían más tiempo. Además necesitamos abundante carne cortada en láminas muy finas o churrascos, posta negra o asiento es una carne utilizada comúnmente, personalmente me gusta el lomo liso o el filete, ya que es más blando y no requiere ser golpeado. Para lograr un efecto impactante recomiendo unos 150 a 180 grs. de carne. Luego un par de láminas de queso y un huevo.

Primero, calentamos la plancha y colocamos los panes para que se tuesten levemente, mientras, preparamos la carne (cortamos en churrascos y golpeamos con un abate se fuese necesario).

Reservamos el pan y agregamos aceite a la plancha, cocinamos la carne por un tiempo muy corto, es importante que al momento de sellar la carne la plancha esté a una temperatura muy alta, para que la carne no quede recocida, luego agregamos sal y con ayuda de una espátula colocamos la carne sobre la base del sándwich.

Después limpiamos la plancha con la espátula para colocar los huevos, así no se pegan, mientras se cocinan los huevos agregamos el queso con unas gotas de agua para que comience a derretirse. Movemos el queso con las espátulas para que no se pegue y disponemos sobre la carne.

Finalmente terminamos con el huevo frito, el detalle es que la yema no debe coagular, de esta manera escurre y moja el pan, como verán este sánguche no necesita salsas, ni mayonesa ni kétchup.

Como sabrán este es un sándwich que entra por la boca y que luego va directo a las arterias, así que se debe consumir con moderación. Pero es una experiencia fantástica, es uno de mis sándwich preferidos junto con el Chacarero. Chile tiene una cultura gastrómica urbana riquísima y única y sus mejores exponentes son estos tremendos sánguches.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Top 10